Pedales automáticos ¿sí o no?

Para muchos de nosotros, locos de la bici, no hay lugar a la duda ante la pregunta que da título a este artículo. Sin embargo, hay muchos ciclistas, sobre todo principiantes, que no ven nada claro eso de ir pegado a la bicicleta. Miedo, inseguridad, y esa sensación de que no vas a poder sacar los pies de los pedales, son algunas de las razones que se nos pasaron a todos por la cabeza antes de instalarlos. Sabemos que la duda está ahí… pedales automáticos ¿si o no? 

usar-pedales-automaticos-si-o-no

Siendo sinceros, la verdad es que los pedales automáticos llegaron sobre los años 80 para quedarse y convertirse en una de las piezas clave del universo ciclista. Sí, como lo lees…

En la actualidad, todo el mundo sabe qué son los pedales automáticos, aunque sí que es cierto que su utilización puede suponer una duda cuando nunca antes los has probado. Eso sí, cuando llega el momento de vivirlo, casi seguro que no volverás a querer los pedales comunes.

[Tweet “Los pedales automáticos optimizan tu rendimiento y eficacia de pedaleo sobre la #bici”]

Es normal que el hecho de ir literalmente enganchado a los pedales, se traduzca para los que empiezan en un mar de dilemas: me voy a caer, no podré sacar los pies de los pedales, y si el terreno es difícil y no tengo técnica suficiente, o si encuentro un bordillo y no me da tiempo…

Pues bien, olvídate de todo eso, porque todos hemos pasado alguna vez por ahí, y piensa que si la mayoría de ciclistas los utilizan, tú también debes planteártelo seriamente. ¿Por qué?

Ventajas de llevar pedales automáticos

Los pies irán bien anclados a los pedales, incluso cuando haya agua o humedad, con lo que evitarás resbalar sobre ellos o que se te escape un pie en alguna bajada con baches. Además, podrás sacarlos de forma inmediata en caso de verte insegur@.

Con ellos llevarás una posición óptima, ya que los pies siempre apoyarán en el mismo punto sobre el pedal automático.

Con esto, reduciremos al máximo esos vicios que hemos ido adquiriendo con los pedales normales, en los que colocamos el pie sobre la plataforma donde nos conviene, con lo que incrementamos el riesgo de lesiones.

Además, también podemos hacer un uso más eficaz de la bici para subir la rueda trasera o alguna maniobra que tengas que realizar, es decir, te ayudan a controlar mejor la bicicleta.


Puedes hacer fuerza en cualquier punto de la pedalada en los 360º que gira el pedalier. Esto es lo que se conoce como pedaleo redondo. Con pedales normales hay una gran tendencia a pedaler a pistón, con lo que se reduce la eficiencia y la transmisión de la energía de las piernas a tu máquina.

Evidentemente, para todos aquellos que empiezan a usar pedales automáticos existe esas sensación de incertidumbre, precisamente porque aún no se ha desarrollado la pericia técnica en la conducción.

Funcionamiento de los pedales automáticos

En el mercado existen diversos modelos de pedales automáticos que nunca son compatibles unos con otros. Se pueden agrupar en dos bloques, por una parte los pedales para carretera -el referente principal es Look– y por otro los de montaña -Shimano es la máxima autoridad con los SPD-.

[Tweet “Los #pedales SPD son los más comunes, incluso se usan en #ciclismo indoor”]
Hay muchas diferencias entre unos y otros. En los de montaña, puedes engancharte por ambas
caras del pedal. No ocurre lo mismo con los de carretera.

Los pedales automáticos montan un pequeño mecanismo con resortes o muelles, que suelen ser ajustables para ofrecer más o menos sujeción, es decir, para que te cueste más o menos sacar los pies de los pedales.

ajustar-la-presion-de-los-pedales-automaticos-en-spd

Esta es la ventaja con la que contamos. Deja tus miedos de lado y pon al mínimo la tensión de los muelles del pedal para que tus pies salgan de ellos rápidamente, sobre todo al principio, cuando empieces a usarlos.

NOTA: para sacar el pie del pedal sólo tienes que girar ligeramente el talón hacia el exterior de la biela 

Antes de salir por primera vez

Una ves que hayas colocado las calas correctamente en tus zapatillas, es momento de hacer alguna prueba antes de salir con la bici.

Si puedes probar sobre una de ciclo indoor, mejor. Si no, apoya la bici en una pared y trata de sujetarte para no irte al suelo cuando pises los pedales.

Busca la zona de contacto -sonará a metal al chocar la cala con el pedal- y mientras colocas la puntera de tu zapatilla en ese punto justo, presiona con el talón para encajar la cala dentro del pedal.

Ahora sí, prueba a enganchar y desenganchar una y otra vez hasta que vayas acostumbrando tus músculos a ese gesto, que con el tiempo se hará de forma instintiva, mecánica.

UNOS CONSEJOS ÚTILES

pedales-automaticos-para-bicicleta

No te descuides y ve pensando que llevas los pies anclados en los automáticos. Durante la marcha, ve probando a enganchar y desengancharte.

-Trata de anticiparte a cualquier situación, ya sea un tramo técnico o un semáforo, para evitar parar sin acordarte de que estás anclad@ a la bici.

-Todos sacamos un pie con más facilidad que el otro. Acostumbra a tu pie director lo antes posible.

-Trata de inclinar tu cuerpo hacia el lado por el que sueles sacar el pie de apoyo. A veces pasa que te vas para el lado contrario…

Pues ya sabes, anímate a mejorar la diversión, el control, el entrenamiento, a sacarte mucho más partido y a disfrutar muchísimo más, anímate a poner unos pedales automáticos en tu vida!

Si necesitas asesoramiento o que te ayudemos a elegir lo que te conviene, no dudes en contactarnos.

Formas de Venta