Consejos para salir con la bici en días de lluvia

Cuando llega la temporada de lluvias, muchos aficionados a salir en bici con buen tiempo sienten ese temor a mojarse, a pasar frío, a las caídas… En parte es normal, pero hay otro sector ciclista convencido, que apuesta por seguir saliendo aún a pesar de la climatología. Precisamente por esto, porque nosotros estamos en ese lado, os vamos a dar una serie de consejos para salir con la bici en días de lluvia. 

consejos-para-montar-en-bici-con-barro

Es verdad que cada terreno, cada ruta, cada salida en bici supone siempre una aventura, y aunque hayas hecho el mismo recorrido muchas veces, la forma de conducir cambia en función de la climatología.

Precisamente por esto, sortear unos tramos u otros (ya sea en el campo, o en la ciudad o en la carretera) requiere de una maniobra adaptada a la circunstancia, muchas veces improvisada.

En cualquier  caso, vamos a tratar de acotar cómo debemos afrontar (de manera general) una salida pasada por agua. En este caso, nos centraremos en las bicis de montaña.

*Te interesa leer el artículo “La bicicleta en invierno: ¿qué ropa me pongo?

Salir con la bici en días de lluvia

Nosotros que somos de los que salimos cada finde a rutear en nuestras mtb, hemos pasado por todo tipo de circunstancias climáticas. Y francamente, la lluvia es una de las que más ‘encoge’ el ímpetu ciclista. Cuando llueve, muchos bikers se quedan en casa.

¿Qué debemos tener en cuenta cuando salimos con la bici en días de lluvia?

Con el agua, la tierra se convierte en barro, nuestro principal ‘enemigo’. Pero claro, hay distintos tipos de barro ¿cómo afrontar una ruta embarrada?

Conducir con barro

Barro líquido y encharcado

Está claro que te vas a poner perdid@. El suelo se convierte en una masa nada uniforme e inestable. Al ser mucho más fluido, el comportamiento de la bici es más impredecible.

En las bajadas, puede que el camino embarrado te lleve en cualquier dirección, es mucho más difícil controlar la bici con barro líquido. En las subidas, no vas a encontrar la misma tracción que en seco, es como pedalear sobre gelatina.

Lo bueno es que este barro (líquido) no deja rodadas y puedes elegir más o menos tu trazada y el lugar por el que vas a acometer el charco embarrado o el recorrido.

No pasa lo mismo con el barro denso, donde debes tratar de seguir las rodadas de otros ciclistas y “dejarte llevar” intentando controlar en todo momento el equilibrio y sin perder la inercia.

Sobre todo, olvida el miedo pero conduce siempre atent@ y alerta de cualquier imprevisto (que suelen ser muchos más que cuando ruteamos en seco).

salir-bici-en-dias-de-lluvia

Barro denso y pegajoso

Una vez que entras en estos terrenos, sentirás como que la bicicleta se desplaza y que no controlas perfectamente la dirección. Sientes una especie de flotabilidad extraña y te cuesta mucho más pedalear.

Si el barro está sin rodadas, trata de mantener el peso de tu cuerpo en el centro y trazar líneas rectas sin apenas mover el manillar, o el propio barro te sacará de tu recorrido en cuanto muevas ligeramente el manillar.

Es el terreno más incómodo. Este tipo de barro arcilloso (incluso yesífero según la zona) supone una dificultad añadida a la conducción. El material se va acumulando en todas las partes de nuestras bicis, e incluso llega a bloquear el giro de las ruedas (literalmente la bici deja de rodar).

Consejos para rodar en barro
  • Sobre el barro, no dejes de pedalear (salvo en bajadas, lógicamente, porque ya llevas suficiente inercia) suave, con una candencia controlable que no te agote.
  • Si necesitas frenar, recuerda que debes hacerlo con más suavidad y anticipándote. Lo mismo ocurre cuando cambies de marcha o cuando tengas que hacer algún cambio de dirección. Con calma y siempre con precaución.

[Tweet “En las curvas, mantén tu cuerpo recto, no tumbes, y anticípate con la vista en las trazadas”]

  • Si tienes opción de cambiar de cubiertas, lo más acertado es elegir unas gomas más finas para evitar que se pegue demasiado barro. Con ello, además de tener un mayor paso de rueda, también arrastraremos menos peso (el barro adherido a la bici puede ser un lastre importante).
  • Así mismo, elegir un taco grande y disperso es clave. Los tacos grandes te darán una mayor tracción y al estar separados unos de otros, evacuará mejor la pasta embarrada.
  • Quita presión a los neumáticos. Así la cubierta se adaptará mejor a un suelo deformable. Si llevas tubeless, no te preocupe llevar 1.6 o 1.8.

barrizal-para-montar-en-bici

Atención con los tramos de roca o raíces, porque son muy resbalidizos con lluvia. Para sortearlos, o buscas huecos de tierra entre raíces, o trata de pasarlos de forma perpendicular a la dirección que tengan manteniendo una velocidad constante para no perder la inercia. OJO! con tocar los frenos como si estuvieras en seco, sobre todo cuando sorteas rocas.
Otros consejos útiles para salir  con la bici en días de lluvia
  • La ropa. Elige prendas impermeables para manos y pies. También es recomendable el uso de un chubasquero, aunque ya sabes sus inconvenientes. El chubasquero no transpira y si te excedes de abrigo, vas a pasar mucho calor.

[Tweet “Ojo cuando lleves chubasquero en ruta, si sudas mucho puedes sufrir una deshidratación”]

  • Es aconsejable llevar en la mochila alguna prenda seca. En caso de ir calad@ y que la ruta se prolongue, no hay mayor satisfacción que cambiarse y ponerse algo seco (también se mojará, pero en ese impás rodarás más cómod@).
  • Cuidado al usar los frenos. Las distancias de frenado son mayores y frenar bruscamente puede suponer que pierdas el control de tu bici, sobre todo si tiras mucho del freno trasero.
  • Cómprate unos guardabarros. Te puede parecer que quitan poco, pero en realidad son muy útiles para evitar salpicaduras a la cara y en la espalda.

barro-y-lluvia

  • Limpia bien la cadena. Tras la ruta, la cadena estará cuajada de tierra, arena… todo esto incrementa el desgaste de platos, casette y la propia cadena, por lo que es recomendable un buen mantenimiento y limpieza.
  • Lleva gafas. Es el complemento necesario en toda situación sobre la bici. En este caso para evitar que el agua o las salpicaduras de barro entren en tus ojos.

Haz que la lluvia no sea un problema que te deje en casa sin salir de ruta.

En un día así, lo mejor es tener muy claro que te vas a mojar. Convencerte psicológicamente de este factor hará que disfrutes muchísimo de tus salidas, y que el barro y el agua sean parte de la diversión.

Por supuesto, si necesitas algún complemento, consejo, neumático, guardabarros o simplemente te apetece venir a vernos, estaremos encantados de poder ayudarte!

Formas de Venta