Cicloturismo (III): Isla de Pascua en bicicleta

Viajar hasta Isla de Pascua es un sueño para muchos viajeros. El ombligo del mundo, esa pequeña isla rodeada por kilómetros de océano con una cultura cuya procedencia se desconoce, representa un reto para nuestra imaginación y también para nuestros bolsillos. Si nos decidimos a llegar hasta allí tenemos la obligación de explotar la experiencia al máximo. 

La mayoría de la gente decide recorrer los puntos imprescindibles de la isla en coche, bien en tours organizados o alquilando un vehículo, ambas opciones con un gran coste aunque con un ahorro de tiempo importante que les permite “conocer todo” en sólo dos días. Da tiempo a ver los Moais en mejor estado, sí, pero con eso pierdes la esencia de la isla y muchos matices que son los que la hacen diferente. Por eso nosotros desde aquí recomendamos recorrer la isla con tranquilidad

P1020505en bicicleta durante, al menos, tres días completos, teniendo el de llegada y salida para poder realizar compras, paseos, meditaciones junto al ruido de las olas rompiendo contra las rocas o repetir los lugares que más nos han gustado.

 

2015-06-05 20.47.53
Captura de pantalla 2015-07-06 a la(s) 20.08.58

Isla de Pascua no es sólo un lugar donde hay Moais. Si bien éstos son los que la hacen diferente a cualquier otro lugar del mundo, también los paisajes son realmente bellos. La costa está compuesta de grandes acantilados donde el mar rompe con toda la fuerza que uno se puede imaginar en un sitio que está en medio del Pacífico sin nada más alrededor que frene esas corrientes. El espectáculo visual es impresionante, y si eres apasionado del surf éste va a ser uno de tus lugares preferidos.

Recorrer la isla en bici es fácil. El nivel técnico que requiere es muy bajo, aunque físicamente se necesita estar acostumbrado a montar de manera regular en bicicleta pero no necesariamente practicar mtb. Los caminos que se deben tomar (y los únicos permitidos para circular en bicicleta) son de carretera en un 95% y de tierra (sin complicación técnica alguna) en un 5%. Puedes viajar con tu bicicleta, pero dado que mínimo tendrás que tomar dos vuelos largos y debes pagar por el traslado, lo aconsejable es alquilar una allí. Hay muchas Captura de pantalla 2015-07-06 a la(s) 20.11.50tiendas dedicadas en exclusiva a este transporte. Puedes encontrar Trek rígida de hace unos cuantos años, con frenos de zapata, pero que tiene más prestaciones de las realmente necesarias para este terreno. Es la opción más barata y funciona a la perfección. De hecho la gente local suele tener este modelo. Si prefieres otro tipo de bici también encontrarás Merida rigida más nueva con frenos de disco (como las que tenemos en Biciclaje) y Cannondale con frenos de disco, algunas incluso dobles. Las últimas cuestan casi el doble y, sinceramente, no les vas a sacar partido. Nosotros alquilamos las Trek en Make Make Adventures. El coste del alquiler de una bicicleta por tres días es de unos 33 euros. ¡Nada caro comparado con los precios del resto de cosas en la isla! Además de la propia bici te facilitan un mapa, una bomba, una cámara de repuesto y unos desmontables por si pinchas. También te dejan un candado para que puedas asegurarla mientras estás de compras o comiendo en Hanga Roa, la única ciudad de la isla. En el resto de lugares no hace falta atarla pues la zona es muy segura y poco transitada, solamente por turistas. El dueño del local es muy amable, deportista y conoce bien la isla por lo que puede recomendarte qué recorridos hacer cada día en función del tiempo con el que cuentes.

P1020364

 

Los tres recorridos principales que no puedes perderte son:

Orongo: es la parte sur de la isla donde se sitúa el volcán Rano Kau. Tiene gran importancia en la historia
Captura de pantalla 2015-07-06 a la(s) 18.49.16Rapa Nui ya que es el lugar donde tenía lugar el ritual del hombre pájaro. El recorrido este día es corto (incluso si lo combinas con la visita a Puna Pau a la vuelta no suma más de 30 km), Captura de pantalla 2015-07-06 a la(s) 18.35.25pero es el más duro físicamente ya que hay que subir al volcán y para quien no esté acostumbrado a las subidas largas puede hacerse un poco tedioso. Sin embargo, el paisaje es espectacular, y la ventaja de ir en bici es que puedes parar cuantas veces quieras y donde quieras para admirarlo en su máximo esplendor. Además de los sitios arqueológicos que todo el mundo visita en sus tours en coche, hay varios puntos reseñables en este recorrido: el cambio de flora según asciendes al volcán, el interior del volcán, y los acantilados que hay junto a Ana Kai Tangata, una de las muchas cuevas de la isla que se encuentra a la salida de la ciudad iniciando el camino de ascenso al volcán. En la bajada puedes desviarte por un camino de tierra para visitar el Ahu Vinapu. Si aún tienes ganas de más, puedes regresar hacia la ciudad y dirigirte a “la cantera de los Pukaos” –sombreros que ponían sobre los Moais-, Puna Pau.

P1020354

 

Captura de pantalla 2015-07-06 a la(s) 20.33.26La ruta de los Moais: Hemos querido llamar así al recorrido principal a lo largo de la costa este de la isla donde se encuentra el mayor número de Ahus –plataformas donde se levantaban los Moais-. Este camino en bicicleta es extremadamente sencillo, sin grandes cuestas aunque con más de algún falso llano, pero perfectamente asumible por cualquier persona con una preparación física media. Eso sí, es el tramo más largo, sumando el recorrido circular algo más de 50km desde tu alojamiento. Asequibles para un simple aficionado a la bici, pero a tener en cuenta sobre todo para salir temprano, ya que en esta zona se encuentran los puntos de mayor interés turístico y nos llevará todo el día visitarlos. Recomendable llevar frontal por si se nos hace de noche a la vuelta, ya que se hace por carretera y es imprescindible hacernos ver bien. Habrá que desayunar fuerte este días pues, además de los kilómetros de pedaleo, se visita Rano Raraku donde el paseo entre los Moais y por el cráter nos llevará más de una hora. Para finalizar el día se llega a Anakena, la única playa de la isla. Merece la pena darse un baño frente a los Moais del Ahu Nau Nau. Tras esta visita se inicia el camino de regreso que se hace por una carretera que va directa a Hanga Roa atravesando el centro de la isla.

Captura de pantalla 2015-07-06 a la(s) 20.43.47                P1020335

 

Parte oeste de la isla: este recorrido, muy cercano a Hanga Roa es mucho más corto que el anterior, pero también muy interesante. Se puede hacer en ambos sentidos, bien comenzando con el Ahu Akivi (los únicos Moais que miran al mar) y terminando en Tahai (el conjunto de Moais más impresionante de la isla con el único que conserva los ojos y que está a cinco minutos del centro de la ciudad, donde recomendamos ver el atardecer al menos una vez), o al revés. En este recorrido también se pueden visitar las Ana –cuevas- más famosas de la isla. Éste es el único día en que además de carretera hay unos kilómetros de tierra. Es conveniente ir un día que no haya llovido, pues rápidamente se forma mucho barro e incluso pequeñas pocitas que son difíciles de evitar con la bici.

P1020407

 

Recomendaciones generales para recorrer en bicicleta la Isla de Pascua:

– Llevar siempre en una mochila ropa para todo tipo de clima. El tiempo cambia con mucha facilidad pues al estar en medio del Pacífico soplan fuertes vientos y en apenas unos minutos pueden traer nubes que descarguen una fuerte tormenta durante dos horas, como llevárselas y que salga un sol claro y puro que nos invite a bañarnos en el mar. Por tanto, habrá que llevar chubasquero y varias capas para podernos adecuar al calor y al frío.

Protector solar. Siempre antes de salir cada día darse protector solar (¡aunque llueva!) y llevar en la mochila para hacer un P1020472“recordatorio” a media mañana. El sol es muy claro y limpio y el nivel de rayos UV es muy alto (en la entrada a Rano Raraku informan cada día de este nivel y suele estar siempre entre los más dañinos para la piel).

Desayunar bien para sólo tener que tomar unas piezas de fruta y alguna barrita energética o torta de arroz al mediodía para no perder tiempo en comer y sobre todo para ahorrar. Todo en la isla es muy caro, especialmente las comidas en los restaurantes.

Llevar agua y fruta desde el continente. En Chile te permiten volar con todo el líquido que quieras en el equipaje de mano, por lo que conviene comprar agua en Santiago al mejor precio posible y llevarla a la isla porque si no se te va a ir gran parte del presupuesto en hidratarte. También, si tienes pensado tomar fruta, frutos secos y barritas conviene que los compres en un supermercado barato de la ciudad porque, aunque en la isla produzcan estos alimentos, el precio de venta al turista es bastante elevado.

Llevar botas de caminar. No hace falta que te lleves tus súper zapatillas de bici. Allí los pedales son de plataforma, no necesitas calas, y vas a ir más cómodo con unas zapatillas de senderismo que te permitan recorrer los lugares arqueológicos entre las piedras y la tierra .

– Las bicis hay que dejarlas en la entrada de cada sitio arqueológico, no pudiendo montar dentro de las zonas visitables. No te preocupes, siempre que salgas encontrarás tu bici donde la dejaste. No hay peligro de robos excepto en la propia ciudad.

 

Y sobre todo…. ¡disfruta de esta experiencia única!

Captura de pantalla 2015-07-06 a la(s) 21.02.02

 

Formas de Venta