Ciclista, cuidado con el golpe de calor

Siempre que llega el calor se repiten las noticias de forma cíclica: los incendios (lamentablemente), los consejos para evitar insolaciones, la protección del sol, los cortes de digestión en piscinas… En esta lista, uno de los problemas más frecuentes entre los ciclistas durante el estío es el conocido golpe de calor, un peligroso enemigo que incluso puede convertirse en una urgencia médica. 

golpe-de-calor-en-ciclismo

Cada año escuchamos alguna fatídica noticia: muerte por golpe de calor de un ciclista. Y es verdad que parece que eso no nos puede suceder a nosotros, pero ojo, todos estamos expuestos a sufrir alguna de las consecuencias de los rigores del verano cuando salimos en bici.

El golpe de calor

Se produce por un incremento de la temperatura corporal por encima de lo normal (37ºc), y si se atiende a tiempo, no tiene porqué tener consecuencias posteriores, si bien es cierto que puede provocar serios daños en determinados órganos si no se trata lo antes posible.

Cuando salimos en bici y la temperatura del ambiente es muy elevada, puede que nuestro cuerpo no sea capaz de disipar el calor acumulado a través de la piel por la sudoración. Tanto que quien lo sufra, puede llegar a alcanzar los 42ºc en su cuerpo. Está sufriendo un golpe de calor.

Por qué se produce el golpe de calor

No siempre sucede por estar expuestos al sol en un camino o en la carretera, aunque suele ser la principal causa. En el golpe de calor intervienen otros factores que muchas veces pasamos por alto y que ni imaginamos que puedan desencadenarlo.

✅ Deshidratación. Cuando sales en bici y hace mucho calor, puedes perder cada hora entre uno y dos litros de agua a través del sudor. Qué pasa, que si bebes menos de lo que sudas, te deshidratas y tienes más opciones de sufrir un golpe de calor.

Cuando te deshidratas, disminuye el rendimiento del deportista. Sube la frecuencia cardíaca y sientes muy rápidamente la fatiga muscular. Un ciclista deshidratado se calienta más deprisa: cuidado!!!

Pero no todo se debe achacar a la falta de agua durante los entrenamientos…

hidratarse para evitar el golpe de calor

✅ Excesiva motivación. Cuando sales en grupo con la bici, suele haber piques, quieres seguir al grupo… pero si no estás tan en forma como el resto, es mejor que no abuses de tu motivación, de querer seguir durante mucho tiempo a un ritmo que no es el tuyo cuando la temperatura ambiente es elevada. No tienes que demostrar nada…

*La gente con sobrepeso es más propensa a recibir un golpe de calor. La grasa del cuerpo incrementa la producción de calor, con lo que los riesgos de sufrirlo se disparan en las pesonas con sobrepeso cuando hacen un esfuerzo sobre la bici.

NOTA: Según los expertos, el golpe de calor puede aparecer con todos sus efectos el día después de entrenar con mucho calor y mal hidratado. 

✅ Temperatura y humedad. Un golpe de calor puede suceder incluso en un día nublado mientras entrenas. Tampoco es necesario que haya 38ºc. Según los expertos, el golpe de calor puede aparecer con temperaturas de 26ºc y una humedad relativa por encima del 40%.

✅ Falta de adaptación al calor. Tu cuerpo se calienta cuando entrenas, y se va adaptando a las condiciones del ambiente. Antes de que empiecen los días de mucho calor, debes ir saliendo y aclimatando tu cuerpo a lo que tiene que llegar.

Normalmente, el ciclista entrenado se va adaptando al calor. Su cuerpo retiene más el agua y las sales, incrementa su volumen sanguíneo y consigue que su corazón bombee más sangre a una frecuencia cardíaca más baja.

Los ciclistas entrenados y adaptados al calor empiezan a sudar muy rápido y con mayor profusión. 

riesgos de pedalear en verano

✅ Falta de forma física. Entrenar y entrenar. La condición aeróbica de cada individuo es clave y tiene mucho con ver también con esa aclimatación al calor de la que hablamos unas líneas más arriba. Cuanto mejor sea tu condición física, menos sufrirás sobre la bici y con ello reducirás el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Cuídate del golpe de calor

Antes de que llegue el golpe de calor, su sombra trae una serie de síntomas como la desorientación, la irritabilidad, la apatía o cierta irracionalidad en el individuo que lo está sufriendo.

Luego llega un aturdimiento, la mirada se nubla (ves como chispazos de luz). La piel se eriza y si llevas algo en el estómago, lo vas a vomitar.

Los escalofríos, según los expertos, son el preámbulo de un incremento en la temperatura del ciclista afectado, que puede acabar perdiendo el conocimiento.

Pero ¿se puede prevenir? Pues sí, además de lo obvio, como a adaptación al calor, entrenar y mejorar la condición física, hidratarse correctamente, y no rodar por encima de tus posibilidades, hay otras cuestiones a tener en cuenta para prevenir el golpe de calor.

🔘 Refréscate. Cada cierto tiempo, moja tus cuádriceps, si ves alguna fuente, para y échate agua. Lleva agua de sobra en tu mochila.

CONSEJO: la noche antes de salir, congela 1/3 de agua en tu membrana o bidones para llevar agua fresca.

Según avance la jornada y el calor vaya apretando, tu esfuerzo debe reducirse, baja la intensidad del pedaleo y suma algún que otro descansito a la sombra para recuperarte y atemperar tu cuerpo. Todos estamos expuestos a un posible golpe de calor, de manera que cuida de tus compañeros y que ellos cuiden de ti.

golpe de calor e hidratacion

🔘 La ropa es una clave. Es verdad que cuando llega el verano, la comunidad ciclista se multiplica, y mucha gente sale a rodar de cualquier manera. Error. La ropa específica de ciclismo está hecha para evacuar el sudor y fomentar la transpiración, además de ser de secado rápido.

🔘 Sin alardes. Vale que siempre nos picamos, nos esforzamos en seguir los que están mas fuertes… pues bien, piensa esto: si el calor es asfixiante, tómatelo con calma, no te exprimas y regula tus esfuerzos.

PRECAUCIÓN: pedalear en una ruta en tu umbral aeróbico en condiciones de calor extremo supone una sobrecarga del sistema cardiovascular.

Si llega el golpe de calor…

¿Qué puedes hacer? Una vez detenida la marcha por exigencias de la situación. Lo mejor es ir cuanto antes a la sombra.

📌Trata de enfriar a la persona afectada.

📌Que beba agua fresca.

📌Moja su ropa, sus guates, el casco… que sea con el agua más fresca que tengas.

📌Si aún llevas hielo en la mochila, saca la membrana y pégasela a la nuca, a las muñecas… trata de enfriarle.

📌Hay que llevárselo cuanto antes de allí.

Normalmente, tras un golpe de calor, todos nos recuperamos más o menos en poco tiempo, aunque hay a quienes se les complica el cuadro por alguna afección o por determinados factores externos. Por eso, ten en cuenta estos parámetros que te contamos aquí para evitar, en la medida de lo posible, sufrir en exceso si llegas a esta situación.

Formas de Venta