Cascos para montar en bici: consejos para acertar en la elección

guia para elegir casco para montar en bicicleta

Si alguien te pregunta ahora mismo que digas algún dispositivo de seguridad que se utilice montando en bici, seguro que a todos se nos viene a la cabeza el mismo: el casco. Y tienes razón, es el elemento de protección por antonomasia en este deporte. Precisamente por esto, hay que prestar mucha atención al tipo de casco que compramos, qué te sirve, qué necesitas… Aquí te dejamos nuestra experiencia en cuanto a cascos para montar en bici: consejos para acertar en la elección. 

No hace falta abundar demasiado en que la seguridad personal cobra cada vez más importancia en la sociedad. Igual que hace 30 años no existía el airbag, o los operarios no estaban obligados a usar botas reforzadas, nosotros montábamos en bici sin reparar en las caídas.

Eso de “que no pasa nada por ir sin casco en la bici”, es una frase totalmente en desuso. Si sales con la bici, aunque sea a por el pan, usa el casco por tu seguridad.

[Tweet “Si sales con la #bici, aunque sea a por el pan, usa siempre el #casco por tu seguridad”]

Es verdad que cada vez somos más aficionados al mundo de la bici en todas sus vertientes -cosa que nos satisface infinito-, pero también es verdad que muchos de estos aficionados se compran una bici, mejor o peor, pero no dan tanta importancia a la pieza clave, el casco.

Van a cualquier tienda y dicen… “todos los ciclistas van con casco, pues me compro este mismo”: ERROR!!!

Si el casco es uno de los pocos elementos de seguridad sobre la bicicleta para protegernos en caso de accidente, es mejor valorar bien la elección de compra y no tener que lamentar no haber invertido un poco más o no haber elegido con criterio.

¿De qué están hechos los cascos?

Independientemente de todas las innovaciones que incluye y desarrolla cada marca (algunos de la marca Catlike, por ejemplo, incluyen grafeno en su composición), los cascos para montar en bici suelen estar fabricados sobre una base de poliestireno expandido de alta densidad en su interior. El exterior suele ser una cubierta de polipropileno.

En los cascos de gama media y alta, ambas capas están fusionadas en una pieza única, lo que se traduce en una mejor absorción de los impactos.

[Tweet “Se estima que el #casco de #bici reduce en un 85% el riesgo  de una lesión en la cabeza”]

Guía para elegir el casco que te conviene

Ya sabes que el mundo de la bici está hiperdesarrollado. Por eso, a la hora de comprar un casco, llega un mar de posibilidades que dificultan la elección. Hay infinidad de marcas y de modelos orientados a una u otra disciplina dentro del ciclismo.

Así, el primer punto a tener en cuenta es el uso que hagas de la bici. Obviamente no vas a usar el mismo casco para enduro que para pasear por el parque con tu bici.como elegir el casco para montar en bici

Por todo ello, hay que prestar atención a determinadas variables que nos van a ayudar a dilucidar cuál es el más adecuado para lo que hacemos cuando salimos de ruta, de paseo, o a pegar saltos en bikeparks.

Por supuesto, todo está en función de nuestro presupuesto. Por eso, antes de empezar, te recomendamos que no escatimes demasiado en este complemento. El fin es protegernos, no adornar nuestra cabeza.

Con esto claro, vamos a desgranar cuáles son los pasos a seguir para tener claro que estamos comprando el casco que necesitamos.

1.-Comprobar la homologación del casco

normativa de certificacion europeaEstá claro que al tratarse de un elemento de seguridad, los cascos para montar en bicicleta deben cumplir con unos estándares que regula la Unión Europea (en nuestro ámbito). Cualquier fabricante de cascos debe someter sus productos a una serie de homologaciones y certificaciones.

Ya que estamos en la CE, debes verificar que el casco que te vas a comprar está homologado por la Directiva Europea 89/686/CEE mediante esta etiqueta: EN1078 (vendrá en la caja o en alguna pegatina dentro del casco).

2.- El peso del casco

Puede parecer baladí, porque dirás… ¿qué más da que el casco pese 80 o 100 gramos menos? Pero no es así. El peso del casco, en función del uso que le des, puede resultar un lastre que, en rutas largas, puede suponer un plus o provocar dolor de cabeza o cervicales.

Normalmente, los cascos más baratos suelen pesar más (por encima de 300 gr.) Se debe principalmente a la calidad del poliestireno con que está construido.

3.- Orificios y ranuras de ventilación

Presta atención a este parámetro. Sobre la bici se pasa mucho tiempo la mayoría de las veces, y la cabeza es un centro termorregulador de nuestra temperatura. De manera que un casco poco ventilado puede traducirse en una jornada abrasadora (sobre todo en verano).

Este factor de la ventilación (más o menos ranuras) también tiene una repercusión directa en el peso. Los de media y alta gama presentan muchas ranuras, con lo que hay más espacios en el conglomerado del casco, y por ende, una reducción considerable en el peso total del casco.estructura de kevlar en un casco de gama alta

 NOTA: aunque los cascos de gama  alta tienen más huecos de ventilación, menos ‘materia’, ofrecen mayor protección que los baratos. La calidad del poliestireno es mayor y además, estos se construyen sobre una estructura de kevlar, nylon o carbono, que los hacen más compactos y seguros en caso de accidente, ya que los trozos de poliestireno no se desprenderan -algo parecido a lo que pasa con la luna delantera de los coches.

Cascos para bicicleta de alta gama: protección ventilación resistencia peso

4.- Las cinchas y el cierre occipital

Las cinchas o correas deben ir ajustadas con la pieza en ‘Y’ justo debajo de las orejas para un perfecto ajuste.
casco-met-correas-cierre-occipitalEl cierre de la barbilla debe también dar ese punto de ajuste justo, sin presiones para que puedas moverte con normalidad y hablar sin que la cincha te agobie.

Por supuesto, el casco siempre bien colocado sobre la cabeza, nada de llevarlo hacia atrás o ladeado como si fueras un soldier de las pelis bélicas.

La mayoría de cascos de ahora (nosotros trabajamos con Met, Catlike y Merida) incorporan una rueda de ajuste occipital micrométrica que ajusta de forma precisa el casco, adaptándolo al perímetro de tu cabeza.

Los cascos de gamas más altas, incluso tienen una deriva vertical del cierre occipital para dar un mayor juego al ajuste.

5.- La talla del casco

Este es uno de los factores clave en la elección del casco. Después de haber comprobado los 4 puntos anteriores, llega el momento de probar cascos sobre tu cabeza para ver cuál es tu talla y, sobre todo, cuál te resulta más cómodo (piensa que te lo pruebas unos minutos, pero luego lo llevarás puesto unas cuantas horas).

Para quienes no lo sepan, los cascos también tienen tallas. De forma general, existen estas medidas para adultos, aunque pueden variar de unas marcas a otras:

  • Pequeña (talla S): entre 50 y 54 cm.
  • Mediana (talla M): entre 55 y 58 cm.
  • Grande (talla L): entre 59 y 61 cm.
  • Extra grande (talla XL): por encima de 61 cm.

Las gamas de casco más sencillas tienen un tallaje único entre 54 y 61 cm. o entre 50 y 57 cm.

Para llevar las cosas claras antes de la compra, mide el contorno de tu cabeza con una cinta métrica y así sabrás qué talla aproximada es la tuya.

guia de tallas para cascos de bicicleta

Preguntas frecuentes sobre la talla:

Si estoy entre dos tallas, ¿cuál cojo? si la talla más pequeña no te oprime o te hace daño, y te da un pequeño margen de ajuste con el cierre occipital, es mejor que llevar un casco más grande que seguramente te ajustará peor y al ser más grande, tendrá más peso y volumen. Eso sí, recuerda que si el casco te está muy justo, no te va a caber un sotocasco, gorro o pañuelo de cabeza cuando lo uses en invierno.

¿Qué tengo que sentir al probármelo? Lo que no debes sentir es que te aprieta, debes estar cómod@. Eso no significa que te quede suelto, eso nunca.

Cuando te lo pruebes, comprueba que el casco se ajusta al perímetro de tu cabeza (con las almohadillas interiores) y que la parte alta de tu cabeza toca con las almohadillas superiores.

Cierra las cinchas y ajusta el occipital. Agita un poco la cabeza y comprueba que el casco no se mueve y que a ti no te produce ninguna presión. 

6.- Los cascos caducan

Sí, has leído bien, tienen una vida útil. Por eso, antes de comprar un casco, es importante que revises la fecha de fabricación. Intenta comprar un casco de fecha de fabricación lo más próximo posible a la fecha de compra.

Normalmente, si el casco no ha sufrido algún impacto (incluso que se te caiga al suelo ya cuenta como un golpe) se suele cambiar cada 4 o 5 años.

 NOTA: no compres cascos de segunda mano, no sabes cómo puede estar el casco. Si ha estado sometido a altas temperaturas, el poliestireno estará en malas condiciones. Si tiene golpes, es probable que no los veas y te llevarás un casco que no te servirá de nada en caso de accidente.

Es aconsejable cambiar de casco si éste ha recibido algún impacto fuerte. Aunque no veas fisuras, es posible que el casco esté dañado.

Esperamos que te haya resultado interesante y que lo compartas en tus redes para que tus contactos acierten a la hora de elegir sus cascos.

Si tienes dudas o tienes intención de cambiar el tuyo, en Biciclaje estaremos encantados de atenderte. Salud y mucha bici!

Formas de Venta