Bicicletas #gravel, el nuevo concepto de ciclismo

En un mundo colapsado de información y variedad en oferta, tan inmensa que nos distrae a la hora de elegir, van naciendo opciones que llegan para quedarse. Ya pasó en su tiempo con las bicis de montaña, y su apuesta en investigación y desarrollo para crear máquinas top con las que hoy alucinamos. Ahora otra realidad asoma entre los adeptos de los pedales: las bicicletas gravel, el nuevo concepto de ciclismo. 

bicicletas-gravel

Vivimos en una época de constantes cambios, avances, novedades… Nuestro inmenso universo ciclista no se queda atrás, por supuesto, y ya pudimos comprobar en la feria Unibike 2016 que este mercado va muy fuerte, muy en serio.

La variedad, especialización y diseño por los que apuestan grandes y pequeñas marcas, anuncia a voces que asistimos en directo a un nuevo paradigma ciclista. Cada vez se suman más firmas nuevas, modelos, estilos y modalidades diferentes.

[Tweet “Las #bicis #gravel buscan un hueco entre aquellos que prefieren rodar por pistas sin asfaltar”]

Se habla de e-bikes, de bicicletas CX, fatBike, 29+… Y entre todo este maremagno, nace un nuevo concepto que ha entrado con la fuerza de un ciclón: las bicicletas gravel, una nueva disciplina que busca un hueco entre aquellos que prefieren disfrutar de la bici sin pegarse demasiadas horas de entrenamiento.

Qué es una bicicleta gravel

Los caminos han existido desde siempre, y desde que existen las bicis los hemos recorrido.

El concepto gravel prácticamente está en pañales, es muy nuevo, aunque en realidad, ancla sus raíces tiempo atrás, sobre todo en países como Finlandia, Canadá o los EE.UU.

En estos lugares existen cientos de pistas sin asfaltar que comunican estados, provincias o poblaciones a varios kilómetros de distancia.

Y precisamente de su uso y funcionalidad procede su nombre, son bicicletas para rodar por caminos largos, sin desniveles pronunciados, con tierra, piso compactado o lleno de gravilla: GRAVEL.

bicicleta-gravel-merida

 

[Tweet “El nombre #gravel proviene de su utilización en pistas de tierra o gravilla”]

Aunque en España tenemos mucho de todo para practicar ciclismo, no son demasiado frecuentes pistas de este corte y largo recorrido, si bien las hay, claro, pero entremezcladas de caminos rurales, sendas y demás, por donde solemos rodar con nuestras bicis de montaña de forma habitual.

Por ejemplo, las gravel son bicis muy adecuadas para rodar el Camino de Santiago, etapas de la ruta del Quijote, vía de la Plata…

Aún así, el mercado de las gravel está teniendo una importante penetración entre nuestros aficionados (sobre todo entre los ciclistas urbanos que se pasan a este nuevo concepto, también los de carretera).

Y es que esta nueva forma de ciclismo se presenta como una alternativa para cubrir distancias medias o largas con una clara tendencia al cicloturismo, para disfrutar de paseos sin demasiada agitación, para hacer viajes con o sin alforjas. En definitiva, es más un medio de transporte que una máquina para entrenar.

Diferencias entre las gravel y las CX

El CX es otro nuevo término, ya más arraigado y conocido como ciclocross, donde las bicicletas que se suman a esta modalidad tienen una serie de características que se asemejan a las gravel, pero mantienen a la vez unas cuantas diferencias.

  • Aunque se parecen, como decimos, las gravel suelen estar montadas sobre cuadros de aluminio (por supuesto también las hay de carbono, pero no es lo habitual, de momento).
  • La CX son bicicletas mucho más orientadas a la competición, por tanto mantienen una serie de características en la geometría que las hace mucho más nerviosas, ágiles y reactivas.
  • CX implica una posición más de competición, por lo que el cuadro viene definido por un tubo bajo de direccion al estilo de las bicicletas de carretera más escaladoras.
  • Las gravel, por su parte, montan vainas más largas para mayor confort, y el pedalier cuenta con un centro de masas más bajo, ya que no hace falta rebasar grandes obstáculos (piedras o baches), como suele ocurrir en las competiciones de ciclocross.

gravel-marca-stevens

  • La geometría de una gravel, aunque parecida a la CX, combina comodidad y un comportamiento más suave y estable, mucho más relajado.
  • Las dos llevan horquillas rígidas (aunque algunos modelos de gravel pueden montar horquillas de corto recorrido).
  • Los pasos de rueda también difieren. Las gravel suelen montar gomas más anchas, con rangos que van desde los 35 a los 42 mm, y pueden montar neumáticos de hasta 700×45. Las hay incluso con ruedas de 29 pulgadas.
  • En una gravel se suelen usar frenos de disco (en CX sigue ponderando la opción de freno clásico) y ejes pasantes. El manillar es un híbrido entre la carretera y la montaña, pero con una curvatura algo más abierta.
  • Los desarrollos en ambas son similares a los de las bicicletas de carretera, aunque también hay marcas que apuestan por desarrollos similares a los que montan en sus bicicletas de CX.

De forma sintética, se puede decir que las bicicletas gravel han nacido con una clara vocación para el cicloturismo, para disfrutar de ellas sin pretensiones competitivas. Son máquinas para realizar recorridos medios o largos, por pistas sin demasiado desnivel ni dificultades técnicas.

Si te apetece ver, tocar o probar alguna, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a elegir la que te convenga, la más adecuada a tus necesidades y presupuesto. Bienvenid@ al mundo gravel, el nuevo concepto de ciclismo.

Formas de Venta